sábado, 14 de enero de 2012

Vergüenza de mi mismo, y también vergüenza colectiva




Mas o menos ese es mi sentimiento al terminar la semana. Vergüenza, por unas horas me dio la impresión de retroceder en la historia, me dio la impresión de volver a los años 60.

Una mujer en Valencia hacia colectas, rifas, pasaba el cepillo o vendía jerséis para poder pagar a una investigadora que hasta ese momento había sido pagada, como es lógico, por la administración, la investigación hasta hace poco era una pieza clave en el desarrollo económico, al menos eso creía yo, pero la administración valenciana, ha preferido gastarse los dineros que no se perdían en la Formula1, mejor que en investigación, eso, de vergüenza. Me acuerdo de aquella obra de teatro, Castañuelas 70, un musical que se cantaba algo como:

Porque nos tienen envidia
Nos critican desde fuera
Vale mas una española
Que quinientas extranjeras
..dejarlos que inventen, mientras en España su dinero invierten.., lo malo que ahora ni invierten.

Volvemos a las colectas como aquellas de las chicas de la cruz roja, esa juventud sana, que tiempos.




Y un poco mas tarde, o el mismo día, no se, la policía entra a la facultad de Filosofía de Cadiz, y se lía a hostias con un grupo de gente que, boicoteaba un acto de la celebración de la Pepa. Unos y otros en un acto de responsabilidad y respeto democratico.

Por el comportamiento totalmente incorrecto de unos, los otros se ponen nerviosos y se lían a mas porrazos. Hacia tiempo , eh? Que no se veía a los grises dentro del Campus, uy perdón! Que no son grises, que son las fuerzas de seguridad.

Pues eso, de vergüenza.

2 comentarios:

Paco Velázquez dijo...

Todo está tan convulso, tan complejo, tan lamentable, que sólo nos queda la palabra...

Fermin dijo...

La palabra? Donde los hombres? Que sienten los poetas, que hablan los poetas donde están los poetas andaluces de ahora