martes, 30 de julio de 2013

Que no son héroes, son.....

Hace menos de una semana del trágico accidente, pero ya tenemos culpable, los altos mandatarios y algún medio se han esforzado en que así sea, y ya tenemos héroes, sea quizás porque es lo que vende la información en su sentido más mercantilista, pero no, los más importante son las causas y sus medidas correctoras, y no, no eran héroes.....


Que puede haber hecho mella en la conciencia colectiva la campaña insistente contra todo lo que huele a persona que trabaja en la función pública, esta ahí. Ministros, Secretarios de Estado, Directores Generales se están esforzando en lanzar un mensaje claro contra los trabajadores, funcionarios o no, que trabajan en la Administración.

Llevan ya una buena temporada desprestigiando, acosando, tirando por tierra la profesionalidad de todas estas personas como un elemento más para intentar conseguir el concurso social a sus medidas de recorte y desmantelamiento de los servicios públicos. No hace falta nada más que darse una vuelta por redes y hemerotecas y recordar aquello del "cafetito" del funcionario, de las vacaciones de maestras, o de los sueldos desorbitados de ambos.

Empeñados en crear la imagen del "vuelva usted mañana", de perezoso, ineficaz y apático, cuando los únicos que merecen estos adjetivos son precisamente los que se empeñan en dejar los servicios públicos en manos de sus amigos, de las empresas privadas que están sustituyendo una buena parte de la estructura de servicios del estado.

De pronto, algún iluminado, al ver el trabajo realizado por médicos, enfermeras, bomberos, telefonistas y personal de limpieza, lo único que se les ocurre es etiquetarlos como "héroes"; pero no, sólo son profesionales como la copa de un pino, solo son trabajadores que saben de la importancia de su trabajo, ante una catástrofe o en el día a día. Son los mismos que te atienden en las consulta médicas, que acuden ante un incendio, o educan en las escuelas a nuestros hijos, tengan plaza "en propiedad" o sean interinos. Son los mismos, con nombres y apellidos, que han intentado desprestigiar, que les han quitado pagas, que les han mandado a casa en aras a la "eficiencia".

No son héroes, ni mucho menos, sólo son personas trabajadoras, que hacen su trabajo lo mejor que pueden, a pesar del desbarajuste en el que los políticos, en el peor de los sentidos, les obligan a actuar. No son héroes, sólo solo profesionales de los que, antes y después del accidente, esta sociedad debiera estar orgullosa.

Artículo completo en Diario Progresista Andalucía

2 comentarios:

Paco Velázquez dijo...

Muy bueno, Fermín, toda una gran verdad.

Fermin dijo...

:-)