miércoles, 10 de agosto de 2011

Que dirá el Santo Padre que vive en Roma



No soy especialmente creyente, pero me cuesta decir que soy ateo. La educación, donde se nace, donde se crece, me imagino que hacen surco en nosotros mismos. Tampoco soy anticlerical, me parece que no seria justo con esas miles de personas que entregaron su vida a los demás, no en plan retórico, de verdad, pegaditos a la gente, en fabricas, en barrios, en leproserías .....

Es verdad que la institución eclesial no se ha distinguido precisamente por ser el motor de la historia, por estar al lado de los que sufren, pero también es verdad que como decía A. Comin, esa misma fe ha dado a muchos argumentos para dar incluso su vida en pro de los "desheredados", y solo por eso al menos,merecen mi respeto.

Decir que España es Católica es una afirmación,ademas de no constitucional, demasiado maximalista; pero creer que en España la mayoría de la población no es católica, es no conocer donde se vive.

En cualquier caso soy mas del Cristo que anda sobre las aguas, que del que clavan en una cruz (de que me suena?), soy mas de la monja que esta en un poblado en medio de la selva, que de Monseñor Rouco. Me siento mas cercano del Padre Llanos, o de Paco el Cura que de Escriva. Soy así de simple.

Prefiero la canción de Quilapayun, que la fiesta del Corpus o de Cristo Rey. Prefiero que mis impuestos se destinen a luchar contra el hambre y la injusticia, a que se utilicen en montar tinglados mediaticos. Eso si, convencido también que los jóvenes católicos tienen todo el derecho de reunirse y celebrar su fe, y que no me desagrada que hayan elegido a España como punto de encuentro. Al principio del post, los"cincobarbas" con una canción de la siempre viva Violeta Parra.


2 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

Te comprendo perfectamente, Fermín. Yo también he recibido de pequeño esa deformación cultural de las creencias religiosas. (Católicas-ultras-vaticanistas).
Pero no pierdas las esperanzas. Yo sí me describo como ateo sin dudas ni reservas. Y mi proceso habrá sido muy paralelo al tuyo y a tantísimos niños adoctrinados en las catequesis escolares del franquismo.
(Y en el adoctrinamiento familiar).

Así que, eso...

Fermin dijo...

Y al final somos lo que hemos sido y no tiene porque ser malo, simplemente es asi