sábado, 16 de julio de 2011

Dos hombres y un destino, el banquillo de cuatro patas y ante el juez















Lo dice la gente, a todo cerdo le llega su San Martin,, y es la sabiduría de tantos y tantos al al cabo de tantos y tantos años sienta cátedra.

Muchas cosas en común entre estos dos personagillos, algunas de opción y otras de imposición. Los dos se encuadran en la derecha, los dos pese a sus perfiles pseudomafiosos los han ratificado las urnas. A los dos, si salen a la costa les saluda el Mediterráneo, y los dos son la vergüenza de sus respectivos administrados.

2 comentarios:

Jesús Herrera Peña dijo...

Fermín, que te perdonen los pobres cerdos por la comparanza tan desproporcionada. AMÉN.
Jesús____

Fermin dijo...

Pues es verdad que me perdonen los cerdos, los de los jamones me refiero